Scroll to top

Compuestos Orgánicos Volátiles


borex - 26 marzo, 2020 - 0 comments

Compuestos Orgánicos Volátiles

Legislación vigente

En base a la ley 19.587 de Higiene y Seguridad en el trabajo, artículo 61, y el anexo 3, decreto 351/79, se establece la fijación de límites máximos permisibles para los ambientes de trabajo en los que se produzca “contaminación del ambiente con gases, vapores, humos, nieblas, fibras, aerosoles o emanación de cualquier tipo” (Compuestos Orgánicos Volátiles). A su vez, la Res. 861/15 de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT)establece el “protocolo para la medición de contaminantes químicos en el aire de un ambiente de trabajo”.

VOCs

Se considera compuesto orgánico volátil (VOCs) a cualquier componente orgánico cuyo punto de ebullición inicial (el punto en cual pasa de líquido a gaseoso) sea inferior a 250 °C a presión atmosférica (101,3 kPa). Se clasifican en tres familias: aromáticos, alifáticos y heterocíclicas. Las tres familias están conformadas por compuestos altamente tóxicos para la salud humana, cuando superan ciertos límites establecidos, motivo por el cual deben ser monitoreados en el ambiente de trabajo y se deben tomar las medidas necesarias para minimizar la exposición de los trabajadores a potenciales riesgos.

Debido a que las especies aromáticas y sus derivados son las más toxicas para el organismo, son las de mayor interés, siendo benceno, tolueno y xileno pertenecientes a este grupo, que se denomina genéricamente como BTXs.

El benceno se utiliza como solvente en tintas, caucho y síntesis química. Los principales síntomas de una intoxicación con benceno son: Anemia (glóbulos rojos bajos), Leucopenia (glóbulos blancos bajos) y trombocitopenia (plaquetas bajas). La intoxicación aguda por vía inhalatoria se caracteriza por inconciencia y muerte.

El tolueno se suele utilizar para reemplazar al benceno, pero en general las formulaciones se presentan con impurezas de benceno, con lo cual las intoxicaciones presentan alteración de la formula eritrocitaria, al igual que las intoxicaciones con benceno, pero además con exposiciones crónicas se producen efectos sobre el hígado y el corazón.

El xileno también se utiliza como disolvente industrial y doméstico, y también se usa en ceras, aceites y grasas. La exposición por cortos periodos de tiempo puede causar irritación en piel, ojos, nariz y garganta, mientras que la exposición crónica presenta síntomas similares a la exposición crónica a benceno, pero es menos carcinogénico.

Muestreo y Análisis

Los VOCs suelen determinarse por captación pasiva mediante adsorción sobre adsorbatos de distinta naturaleza, siendo el carbono activado uno de los más comunes. La adsorción es un proceso superficial que consiste en la retención del contaminante desde la fase fluida (vapor) sobre la superficie de un sólido (carbono activado).

Para adsorber los VOCs sobre el carbono se utiliza una bomba de aspiración que produce la entrada de aire forzada hacia el tubo de adsorción, y se debe además medir el caudal de aire que circula, mediante un caudalímetro. Luego el carbono activado es tratado mediante desorción térmica para generar la desorción de los VOCs, los cuales se separan mediante cromatografía gaseosa (CG), con rampa de temperatura, y se analizan por espectrometría de masa (MS) para obtener las composiciones de cada compuesto adsorbido, en cumplimiento con la norma NIOSH 2549.

Una vez finalizado el trabajo de toma de muestra y análisis de los resultados, el laboratorio elabora un informe con los valores obtenidos según el formato exigido por la Res 861/75 de la SRT, comparando con las concentraciones máximas permisibles dadas en el anexo 3 para evaluar si la empresa cumple o no con la legislación vigente.

Conocé más sobre Nuestros Servicios.

Related posts

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Powered by